h1

El desorden y el Caos

19 marzo 2009

Hoy aprendí algo nuevo: El desorden y el Caos no son la misma cosa.

El desorden es la tendencia de las cosas a contradecir algún orden establecido; cuando las cosas están fuera de lugar, ya sea que por descuido o que por alguna acción aleatoria hace que salgan de ese orden, así se le debe denominar.

El desorden tiene la cualidad de poder regresar a su estado anterior; el orden. Y cuando esto sucede se aniquila el desorden para dar paso a la era del orden.

Una cosa curiosa pasa con el caos; pertenece al mismo campo semántico del desorden, tiene varias cosas en común, y el resultado aparente puede ser el mismo; sin embargo no tiene una de las cualidades del desorden: No puede ser alterado para que se convierta en orden.

Dentro del caos no hay forma de ordenar las cosas, no hay un lugar para que se pueda designar a un algo; las formas del caos son incontables; sin embargo nunca ponemos atención a esto y las forman desaparecen cuando las vemos sin haberlas observado: el caos en las gotas de lluvia cayendo, el caos en las formas del sudor de mi frente…

Hasta aquí he aplicado estos términos para las cosas materiales y tangibles, pero ¿que pasa cuando aplicamos estas ideas al pensamiento? Un poco complicado es, lo se sin embargo lo hacemos a diario: cuando estamos en descontento por algo, pero ordenamos nuestros pensamientos para que coexistan con la realidad; cuando alguien nos habla de algún candidato político y estamos en desacuerdo y debatimos, es un buen ejemplo del desorden que por esos momentos nos puede asaltar, sin embargo podemos ordenar las ideas y crear una opinión propia.

¿Que pasa cuando nuestros pensamientos tienden al caos? ¿Que pasa cuando discutimos con nosotros mismos? La verdad a estas preguntas nadie las conoce, nadie puede escudriñar nuestros pensamientos; nosotros mismos no somos capaces de saber en que estamos pensando; que queremos, que hacemos, que decimos. La verdad en estos casos es demasiado lejana demasiado vana y muy sutil para encontrarla…

En el caos todo se reduce a muy pocas posibilidades; que como ya he explicado antes se pueden notar pero jamás se podrán tomar en nuestro beneficio, no podremos alterar esas soluciones para darles un propósito ya que no existe como tal, no existe un propósito en el caos.

El desorden al cohabitar con el caos se vuelve aun mas complejo, la sumas de varios desordenes en un caos; un cúmulo de caos en desorden. Ahora bien, ¿que nos podría conducir a ese estado? Todo, absolutamente todo se puede convertir primero en desorden, luego en caos; mas adelante tendremos muchos desordenes dentro del caos y finalmente el caos en desorden.

Los pensamientos de las personas rara vez llegan a este estado; principalmente porque nos han enseñado a rechazar el desorden y por consiguiente a no alimentarlo; pero hay ocasiones en que todo lo que piensas se convierte en algo completamente distinto; te das cuenta que la realidad solo era un cuadro detrás de una puerta, esperando que salgas a la realidad. Un momento en el que todo se rompe, todo se difumina y lo que eres ya no es como creías que era, un momento en que se alimenta al desorden; un momento en que se convierte todo en caos y las palabras carecen de significado a base de haberlas repetido tantas y tantas veces: un “te quiero” un “te amo” se convierte en un monologo interno al grado de que el caos se apodera de ti, cuando dices esas palabras sin sentido solo para no quedarte callado. Un mutis de mi frente aperlada te dice cuanto estoy sufriendo debido al caos que dejaste; al ciclón que arraso con mis ideas convirtiéndolas en desorden, las alimente con caos, desordene el caos y ahora solo tengo la suma de los caos desordenada, multiplicada por el cuadrado de todos los te quiero que dije solo para que te callaras y yo no quedarme callado.

Zio.

Anuncios

2 comentarios

  1. entonces si tenía razón. mi pieza realmente es un caos


  2. @Pepilindo: Realmente no lo creo, pienso que en este caso se puede llegar al orden.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: